Pensando en el usuario: la usabilidad en productos y servicios

La usabilidad es un requisito indispensable para cualquier producto y la investigación en este campo ha recibido mucha atención. La usabilidad en productos y servicios se construye sobre un principio de practicidad e intuición.

Es importante que los productos que deseemos vender o que estemos pensando en crear sea fáciles de usar, prácticos, y que sea posible de usar de forma intuitiva. Mientras el producto tenga un mayor y mejor grado de usabilidad, mejor.

Siempre piensa en el cliente

Mientras más usable sea el producto y más conveniente, es mejor a la hora de generar ventas.

Los productos varían constantemente en la usabilidad y pueden ofrecer desde usos pasivos de consumo, donde podemos encontrar algunos servicios, hasta ser productos interactivos donde podemos encontrar algunos un poco más complejos que ofrecen diferentes opciones al usuario y por tanto, más diversión.

Una manera de entender mucho mejor cómo debemos enfocar nuestros productos es entender cómo podría pensar el usuario. Desde la perspectiva del fabricante, muchas veces no tomamos en cuenta los desafíos a los que se puede enfrentar el usuario.

Aunque el fabricante o el creador de cualquier servicio pueda esperar que el usuario lee o buscará las instrucciones del producto, este no es el caso y sucede muy poco, por consecuencia, es necesario pensar como ellos y crear el entorno o el producto de forma intuitiva y amigable.

Una prioridad para todo creador es mejorar constantemente la usabilidad de cualquier producto con el fin de hacerlos mucho más amigables, sencillos y llamativos en su diseño.

La relación de implementación y practicidad también es importante a la hora de crear la versión final del producto. Mientras sea más sencillo el producto o el servicio en cuestión, habrán muchos menos gastos en buscar darle a entender al usuario cómo disponer del mismo.